Recordar a los muertos es una parte fundamental

centro-de-flores-funerario-rojo-y-blanco

Recordar a los muertos es una parte fundamental del ritual asociado con la muerte.

El acto de recordar en forma colectiva cuando nos reunimos en un funeral ofrece la esperanza de que mientras nuestros seres queridos no sean olvidados, su presencia continúa a través de los recuerdos que ellos dejan atrás.
Las flores y el simbolismo que las acompaña ofrecen un tributo viviente a los muertos, algo que las culturas del pasado han reconocido.
Por ejemplo, hay evidencia firme de que en la época romana, se han utilizado las flores para adornar los cuerpos.

Referencias Bíblicas

Según la leyenda, los claveles de color rosa aparecieron por primera vez en la Tierra mientras Jesús llevó la cruz. La Virgen María derramó lágrimas de tristeza y los claveles se originaron de donde cayeron sus lágrimas.
El romero toma su nombre de la Virgen María, ‘Rose de María «, y también se asocia con el recuerdo de los muertos.
Se cree que cuando la Virgen María estaba huyendo de los soldados de Herodes colgó su capa en un arbusto de romero y por la mañana las flores habían cambiado de blanco a azul.
Shakespeare reconoce esta asociación cristiana cuando Ofelia llora la muerte de su padre en ‘Hamlet’ y trae romero para su funeral. «Aquí hay romero, eso es para tu recuerdo. Orar, que el amor, recuerda.’ (Hamlet, 1V.5)
Las flores son también un punto focal unificador para la conversación y el recuerdo, pues su importancia a menudo impulsa el intercambio de recuerdos de los difuntos y ofrece comodidad a la familia. Ellas pueden ofrecer una esperanza de renovación y de un más allá, como lo vemos en la asociación de ciertas flores con la resurrección de Cristo.
Las flores simbolizan el ciclo natural de la muerte y la renovación, por un lado, y también ofrecen una edificante y duradera imagen visual en un día de gran tristeza.

Evidencia Neolítica

La asociación cristiana con las flores y el recuerdo está bien documentado, pero las flores también son anteriores a la muerte de Jesús.
Evidencia de polen ha sido encontrada en cámaras funerarias neolíticas que cubren los cuerpos de los difuntos llevando a la especulación de que el uso de las flores es una indicación de que el hombre prehistórico también creía en la posibilidad de una vida futura.
Así como las flores pueden proporcionar comodidad visual y espiritual, históricamente sirvieron a un propósito más utilitario.
El romero, asociado con la Virgen María, también tenía una finalidad práctica, pues su fuerte olor ayudaba a enmascarar el aroma acre de la muerte.
A lo largo de la historia, se utilizaron flores fuertemente perfumadas y hierbas aromáticas en los entierros y en las casas en las que era habitual arreglar el cuerpo antes del entierro.
Prácticas Victorianas
En la época victoriana, donde el cuerpo del fallecido era presentado en su casa durante varios días, una gran variedad de ofrendas florales era una necesidad.
Los victorianos fueron responsables de algunas de las costumbres que asociamos a los entierros y ofrendas florales en la actualidad. Muchas de las formas de las ofrendas florales se originan en gran parte de este período en el que el tamaño, forma, color y, a veces la grandeza de las flores era una parte importante de al ofrecer tributo.
En las calles de Londres y otras ciudades y pueblos de hoy, todavía es posible ver los coches fúnebres tirados por caballos adornados con grandes y sinceras ofrendas florales en forma de ‘mamá’ o ‘papá’, o tal vez una guitarra o un balón de fútbol en función de los intereses de los difuntos.

Fe y cultura funerarias

Aunque algunas de las tradiciones funerarias que heredamos de los victorianos son todavía populares, Gran Bretaña hoy en día tiene una población más diversa con una variedad mucho más amplia de culturas y religiones.
Es importante recordar que en diferentes religiones y culturas, las flores han variando su sentido y significado:
En la fe judía ortodoxa, las ofrendas florales están prohibidas, así como acomodar o plantar flores en las tumbas;
Durante los funerales hindúes, las mujeres ponen flores a los pies del cuerpo. Es tradicional para los visitantes que a los familiares del difunto les lleven regalos de fruta en lugar de las flores;
Las costumbres funerarias si permiten el envío de flores;
En los ritos funerarios islámicos no es apropiado para las flores adornar el cuerpo o ser enviadas a los parientes en duelo;
En la tradición china, el crisantemo blanco es un símbolo de lamentación, sin embargo, en los Estados Unidos es considerado como un símbolo de la felicidad y la alegría;
El blanco es el color que más se asocia con el luto y las flores, en especial dentro de la tradición cristiana, ya que es un símbolo del amor de Cristo.

Floristeria en tanatorio

spacer