horno cremación de cuerpo

Historia de la cremacion de cadaveres

Hoy en día, en general, los investigadores están de acuerdo con que la cremación probablemente se inició durante la temprana Edad de Piedra – alrededor del año 3000 A.C. – y muy probablemente en Europa y el Cercano Oriente.

Durante finales de la Edad de Piedra la cremación empezó a difundirse por Europa del norte, lo cual se evidencia por encuentros particularmente informativos de urnas de cerámica decorativas en Rusia occidental entre la gente eslava.

Con el advenimiento de la Edad de Bronce – 2500 a 1000 A.C. – la cremación se difundió hasta las Islas Británicas, y luego hasta lo que conocemos como España y Portugal. Los cementerios para cremación se desarrollaron en Hungría e Italia del norte, esparciéndose a Europa del norte e inclusive hasta Irlanda.

En la Edad Micénica – alrededor del año 1000 A.C. – la cremación se convirtió en una parte integral de la elaborada costumbre griega de entierro. De hecho, se convirtió en el modo dominante de disposición antes del tiempo de Homero en el año 800 A.C., y se animaba a realizarse por razones de salud, y para enterrar convenientemente a guerreros asesinados en ese país devastado por la guerra.

cenizas cremacion

Siguiendo esta tendencia griega, los primeros romanos probablemente adoptaron la cremación en alguna época cerca del año 600 A.C., y aparentemente se volvió tan prevalente que un decreto oficial tuvo que ser publicado a la mitad del siglo 5to contra la cremación de cuerpos dentro de la ciudad.

Para cuando surgió el Imperio Romano – año 27 A.C. hasta el 395 D.C. – la cremación se practicaba bastante, y los restos cremados generalmente eran almacenados en urnas elaboradas, usualmente dentro de edificaciones tipo columbario.

Aunque esta práctica era prevalente entre los romanos, la cremación era rara entre los primeros cristianos, quienes la consideraban pagana, y también era rara en la cultura judía, donde se preferían los entierros tradicionales.

Sin embargo, para el año 400 D.C., como resultado de la cristianización del imperio por parte de Constantino, los entierros habían reemplazado completamente la cremación, excepto en instancias muy poco comunes de plagas o guerra, y durante los siguientes 1,500 años se mantuvo como el modo aceptado de disposición de cuerpos por toda Europa.

La cremación o la incineración de un cadáver moderna, como la conocemos, apenas se inició hace menos de un siglo, después de años de experimentación en el desarrollo de una recámara de cremación confiable. Cuando el profesor Brunetti de Italia finalmente perfeccionó su modelo, y lo mostró en la Exposición de Viena de 1873, el movimiento de la cremación empezó casi simultáneamente a ambos lados del Atlántico.

En las Islas Británicas el movimiento fue promovido por el cirujano de la Reina Victoria, Sir Henry Thompson. Preocupado por condiciones de salud peligrosas, Sir Henry y sus colegas fundaron la Sociedad de Cremación de Inglaterra en 1874. Los primeros crematorios en Europa fueron construidos en 1878 en Woking – Inglaterra, y Gotha – Alemania.

Arte Floral Funerario

spacer